¿Qué es capital de trabajo y cómo se calcula?


El capital de trabajo es un indicador esencial para conocer los recursos con los que cuenta tu pyme y, por consiguiente, su capacidad para seguir operativa.

Para que tu pyme crezca, necesitas que el capital de trabajo supere los compromisos de pago. Cuando esta condición no se cumple, los negocios comienzan a tener dificultades para cubrir deudas, invertir y expandirse. 

Por esta razón, tener claridad sobre qué es capital de trabajo resulta indispensable para entender si tu empresa tiene oportunidades de crecimiento. 

Conoce más de este importante indicador a continuación. 

¿Qué es capital de trabajo?

Es un indicador que permite. Con esto se determina si los recursos alcanzarán para cubrir las necesidades operativas. 

Eventualmente, las empresas tienen variaciones en el capital de trabajo en el transcurso del año. Esto se hace más evidente en los negocios que comercializan productos de temporada. Por ejemplo, si tienes una tienda de ropa veraniega es natural que las ventas disminuyan en invierno. 

Llevando una correcta medición del capital, puedes planificar tus gastos para “sobrevivir” a la temporada baja o, de ser necesario, aumentar tu capital con financiamiento. 

¿Cómo se calcula el capital de trabajo?

El cálculo considera los pasivos corrientes y los activos corrientes.

  • Los activos corrientes incluyen el efectivo (ya sea que esté en la caja o depositado en un banco), las cuentas pendientes de cobro, el stock de productos y cualquier otro recurso que se pueda convertir en efectivo en menos de 1 año.  
  • Por su parte, los pasivos corrientes son los compromisos de pago a menos de 1 año, como las deudas con los proveedores.

En este punto, hay que ser cuidados para no confundir los activos corrientes con los activos fijos. La principal diferencia es que los activos fijos (como la maquinaria) tienen una vida útil superior al año, de manera que no se pueden tomar en cuenta. 

Finalmente, se puede calcular el capital de trabajo con la siguiente fórmula: 

AC (activos corrientes) – PC (pasivos corrientes) = Capital de trabajo neto

Cuando los pasivos son mayores que los activos, el capital es negativo. 

Importancia del capital de trabajo para pymes 

Saber cómo se calcula el capital de trabajo resulta fundamental porque, sin esta medida, no puede garantizarse la liquidez. Por extensión, tampoco sería posible alcanzar la máxima eficiencia operativa y la salud financiera a corto plazo estaría en riesgo. 

En el caso específico de los pequeños negocios, todo esto es determinante. El capital de trabajo para pymes debe mantenerse en un rango positivo sustancial para poder invertir y crecer. 

Eventualmente, los índices negativos pueden llevar a una pyme a la quiebra. 

Otra razón (y muy buena) para llevar un control exacto del capital es que te brinda la información que necesitas para aumentar tus activos corrientes sin necesidades de buscar una línea de crédito (como un préstamo o tarjetas). 

Por ejemplo, imagina que tienes unos activos corrientes que promedian los $10.000.000 de pesos y pasivos corrientes que suman en promedio $15.000.000 de pesos. 

Para optimizar el margen de capital, una estrategia es aumentar el efectivo en reserva acordando con los proveedores una nueva fecha de pago, posterior al ingreso de efectivo. 

Suponiendo que el día 15 de cada mes recibes el desembolso de tus clientes o un porcentaje considerable de él, la nueva fecha de pago a proveedores podría ser el 20 de cada mes. De este modo, reduces los pasivos corrientes y el capital de trabajo aumenta. 

 

Ahora que ya conoces la importancia del capital de trabajo para las pymes, asegúrate de llevar un seguimiento constante de esta métrica. Además, considera un seguro pyme que te entregue recursos financieros en caso de eventualidades riesgosas. Así protegerás tu salud financiera y estarás asegurando la continuidad de tu negocio.