Emprende seguro: 5 riesgos que debes considerar


Iniciar un emprendimiento implica que debes conocer los riesgos que pueden afectar a tu negocio y mitigarlos. Así que emprende seguro y cuida tu capital.

Como emprendedor, asumes grandes riesgos al dejar un trabajo estable para volcar todos los esfuerzos en el lanzamiento de un negocio. Es importante que conozcas los posibles riesgos a los que se enfrenta tu empresa para mitigar sus efectos negativos. Por ello, emprende seguro y cuida tu negocio.

A raíz de la pandemia y crisis económica, 

Incluso, durante los últimos dos años  en el país como Copihue, Bravissimo o Latam Airlines. 

Esto demuestra que los riesgos de emprender siempre están latentes y no puedes bajar la guardia.

5 riesgos que se pueden presentar en un emprendimiento

La definición de riesgo en emprendimiento hace referencia al resultado de la utilización de recursos por la cual podrías sufrir pérdidas o ingresos inferiores a los previstos. 

Desde el punto de vista de la inversión, el riesgo puede percibirse no solo como el peligro de no alcanzar el nivel deseado, sino también como la probabilidad de ir más allá de lo deseado.

Gestionar los riesgos de emprender de manera adecuada te ayuda a mitigar los efectos negativos que se presenten tener en la empresa, pero también conducirte al éxito. 

A continuación, algunos de las amenazas más comunes que todo emprendedor debe evaluar antes de iniciar un negocio:

1. Financieros

En un principio vas a necesitar fondos, los cuales pueden provenir de un inversionista, de tus ahorros o de los fondos familiares. Lo anterior quiere decir que sobre ti recae una gran responsabilidad.

Por eso es fundamental que cuentes con un plan financiero que muestre las proyecciones de ingresos, la cantidad de efectivo que necesitarás para alcanzar el punto de equilibrio y el retorno de inversión esperado durante los próximos años. 

Considera que una mala planificación lleva al negocio a la quiebra y hacer que pierdas la inversión.

2. Competitivos

Tienes que prestar especial atención a tus competidores. La falta de ellos es una posible evidencia de que no hay demanda para el producto o servicio que quieres ofrecer. 

Desde otra perspectiva, si hay competidores con más presencia en el mercado, puede resultar muy difícil hacerte un espacio.

Además, es importante que protejas la propiedad intelectual de todas tus ideas nuevas e innovaciones, o correr el riesgo de que un competidor te las robe.

3. Tecnológicos

Las tecnologías están evolucionando de forma acelerada y las empresas que se adaptan rápidamente a este cambio de paradigma tienden a sobresalir sobre el resto. 

Por un lado, la falta de resiliencia te puede dejar atrás, pero por el otro una fuerte inversión afecta, de una u otra manera, drásticamente tus finanzas.

4. Estratégicos

Si bien una buena estrategia de negocios atraerá a los inversores, no te garantiza el éxito. En un mundo tan dinámico y acelerado como el actual, las metodologías planteadas pueden quedar en desuso tempranamente. 

Un cambio en el mercado puede convertir la estrategia elegida en un error y no te lleve a conseguir los objetivos.

5. De mercado

El mercado es fácilmente influenciado por diversos factores, como los altibajos de la economía o las nuevas tendencias de mercado, haciendo que un producto que hoy está en la cúspide del éxito mañana sea un producto descartable.

Ahora bien, partiendo de la definición de riesgo en emprendimiento y de los casos previamente presentados, puedes observar que, si bien los riesgos se mitigan, no pueden controlarse.

 

¿Qué haces en estos casos? Aprovechas el apoyo financiero que un  te puede brindar en caso de que lo necesites para garantizar la supervivencia de tu negocio. Ya lo sabes, emprende seguro y cuida tu inversión.