¿Cuáles son las fortalezas y debilidades de una pyme?


Conocer las fortalezas y debilidades de una pyme es clave para que los emprendedores analicen los riesgos del mercado, y desarrollen estrategias efectivas.

Chile es un país que ofrece muchas oportunidades para el emprendimiento, principalmente por la calidad de la infraestructura y los programas estatales. Aun así, analizar las fortalezas y debilidades de una pyme será lo que determine su éxito.

Los emprendedores deben tener claridad sobre cuáles son los factores involucrados en el control de gestión de una empresa, y cómo tomar decisiones estratégicas en un mercado cambiante. 

En ese sentido, evaluar las fortalezas y debilidades es importante para tener una perspectiva clara de los riesgos y saber cómo manejarlos. 

Principales fortalezas y debilidades de una pyme

Aunque esto puede variar según el tipo de negocio que tengas, tu experiencia y en qué ciudad operas, por lo general las fortalezas y debilidades de un emprendimiento se pueden resumir de la siguiente manera: 

Fortalezas

  • Generación de empleos y atracción de talento: las micro, pequeñas y medianas empresas , lo que significa que generan aproximadamente dos tercios de los empleos formales en el país. Esta es una fortaleza porque es fácil ganar el interés de talentos jóvenes y socios comerciales en una sociedad habituada al emprendimiento.
  • Oportunidades de financiamiento: a través de programas como el , tu pyme puede recibir un apoyo económico de hasta $3.500.000 pesos para las actividades de tu plan de trabajo. Otra opción atractiva es , una aceleradora que impulsa el crecimiento de negocios en etapa de formación, y también los que ya están operativos.
  • Capacidad de innovación y adaptación: al ser nuevas en el mercado, las pymes tienen la oportunidad de ofrecer productos y servicios innovadores al público, soluciones que no hayan sido propuestas antes. Esto puede simplificar el proceso de “hacerse un nombre” entre las personas y ganar ventaja frente a la competencia.

Debilidades

  • Poca diferenciación de producto: la diferenciación es la capacidad que tiene tu emprendimiento para separarse de la competencia en aspectos como la calidad, el tamaño, la distribución, el servicio, los materiales de fabricación, entre otros. Las pymes deben concentrarse en otorgarles un valor diferenciador a su producto, lo que muchas veces puede ser complejo en etapas iniciales.
  • Falta de tecnología: en Chile,  Esta es una barrera crítica para la expansión comercial, ya que es más difícil competir con empresas establecidas y que tienen mejores recursos.
  • Falta de experiencia: no contar con personal o directivos calificados para afrontar situaciones como la crisis por COVID-19 es un factor de riesgo importante. Ante la falta de conocimiento sobre el control de gestión de una empresa, es más probable el cese de operaciones en momentos de crisis.
  • Poca protección ante riesgos estructurales: los negocios, de cualquier tamaño, están expuestos a riesgos, como incendios o daños en su capital (maquinarias). Un error común de las pymes es no contar con mecanismos de protección, como los seguros para empresas.

¿Cómo disminuir los riesgos y debilidades al emprender?

Chile está en la  del GEM (Global Entrepreneurship Monitor). 

Sin embargo, las debilidades mencionadas antes son un riesgo que puede amenazar la estabilidad de una pyme. Hay que considerar que  (46.2) que supera el promedio de la región (43), y esto hace que muchas personas se abstengan de emprender. 

Para mejorar el panorama, se pueden optimizar las condiciones para crear un entorno que permita fundar una pyme protegida. Es decir, disminuyendo al máximo los riesgos y debilidades. 

Al respecto, estas son algunas de las medidas que pueden tomar los dueños de una startup: (protegen a tu empresa en situaciones que amenazarían la operatividad), participación en incubadoras, aceleradoras y programas de incentivos estatales.